Crédito al Consumidor

Crédito al Consumidor
Consumo en ropa.

Crédito al Consumidor

El crédito al consumidor es el contrato donde la persona que realiza el préstamo se compromete a conceder el crédito al consumidor bajo la forma de pago acordada; o en su defecto al medio equivalente de financiación. Se entiende por consumidor a la persona que demanda bienes o servicios a cambio de dinero. Todos y cada uno de nosotros somos consumidores, solo que consumimos cosas diferentes y en cantidades diferentes.

Existen ciertas normas y organizaciones que se dedican a la protección del crédito al consumidor, para que no exista un abuso por parte de las empresas que ofrecen bienes y/o servicios a los consumidores. Todos los consumidores cuentan con derechos. A mitades del siglo XX estos derechos se incrementaron significativamente debido a que existían reclamaciones por parte de los consumidores que no eran atendidas y/o resueltas. Debido al aumento de precios, publicidad dudosa y baja calidad de los productos se crean leyes y regulaciones para proteger el crédito al consumidor. Hoy en día están completamente funcionales.

Diferentes Tipos de Consumidores

A lo largo del tiempo la definición de consumidor a variado y cambiado, en estos tiempos ya existen diferentes tipos de clasificaciones para el consumidor.

El consumidor múltiple es un consumidor excesivo, caracterizado por sus diferentes perfiles múltiples y los diferentes tipos de consumo que realiza.

El consumidor crossumer es el consumidor que ha evolucionado, aprendido y carece de confianza en la comunicación entre las marcas. Conoce perfectamente sobre el marketing que practican las empresas para alcanzar al consumidor y no es una presa fácil. Utiliza la tecnología para asesorarse y tomar decisiones.

El consumidor prosumer es un término que se deriva de consumidor y productor. Este consumidor es mucho menos conformista y complaciente. Para este consumidor nunca es suficiente la información que se le suministra, siempre exige más.

El ciberconsumidor es aquel que hace uso de la tecnología excesivamente para informarse y volverse un consumidor experto. Es experto encontrando ofertas, comparando productos, contrastando sus fuentes de información, etc. Es productor de información, ya que le gusta compartir sus opiniones sobre diferentes bienes y/o servicios.

El hiperconsumidor liga sus emociones a los productos que obtiene. Mediante estos busca mejorar su calidad de vida y de salud. Busca originalidad en los productos así como calidad y bienestar en términos generales.

Por último el consumidor efímero es aquel que sus productos tienen mucho menos longevidad que otros, se consumen de inmediato.

El Consumo en el Siglo XXI

El crédito al consumidor es indispensable para los seres humanos. Tenemos necesidades y nos seguimos creando necesidades. El crédito también es indispensable para nosotros en la actualidad. En ciertas ocasiones requerimos de dinero que no tenemos, a veces para urgencias que se nos presentan o a veces para un bien y/o servicio que requerimos con urgencia. Por ende, el crédito al consumidor es algo que requerimos y que nos puede facilitar mucho la vida.

Existen diferentes factores que hacen que un consumidor tome la decisión en adquirir un determinado bien y / o servicio. Los principales factores pueden ser culturales, sociales, personales y psicológicos. El marketing se basa en estos factores a la hora de realizar campañas. Los estímulos externos como precio y entorno también son clave a la hora de decidir cual producto comprar.

Utilicemos inteligentemente este crédito al consumo, ya que somos personas de consumo, así sean los alimentos, pero todos los seres humanos requerimos de consumo. No por tener acceso a bastante dinero que es de nosotros, vamos a desbancar nos a nosotros mismos. Planifiquemos los plazos y negociemos con los bancos, los montos de los créditos solicitados tienen que ser razonables acorde a nuestra capacidad de pago. Tomemos en cuenta los intereses que nos ofrece cada banco así como su confiabilidad. Todos estos parámetros son muy importantes y se tienen que tomar en cuenta a la hora de solicitar un crédito.

Los Bancos y los Consumidores

El banco nunca va a dejar de ofrecerte tarjetas de crédito, pero no por eso vas a adquirirlas todas. De hacer un paso en falso en este tema, podemos endeudarnos de por vida con los bancos y eso de ninguna manera va a ser calidad de vida para el ser humano. De ser necesario busquemos asesoría con alguna persona especializada en préstamos bancarios, para que nos asesore y nos diga cuál será la mejor opción para nosotros.